Funcionamiento de un Botijo

El botijo es un artilugio o recipiente cuya misión es almacenar agua y enfriarla. Su origen se remonta a los romanos que le llamaban ” butti”.

Según en las regiones de España, recibe distintos nombres: porrón, búcaro, pimporro etc.

Es en Andalucía, Extremadura y Castilla donde más se usa, si bien es cierto que cada vez es menos frecuente su uso, el hombre y el avance de las ciencias y nuevas tecnologías se han encargado de que el primer invento para enfriar agua a coste cero así haya sido. En mi pueblo, Nueva Carteya provincia de Córdoba es bastante utilizado, tanto en los cada vez menos existentes cortijos donde no se dispone de energía eléctrica como en las las casas de sus habitantes. Es normal encontrar en éstos sitios un porrón, ( como nosotros le llamamos ) de verano y otro de invierno.

Es en la provincia de Córdoba y más concretamente en la localidad de la Rambla donde más se fabrica entre otros elementos y artículos relacionados con la Alfarería, de hecho los cordobeses llamamos vulgarmente a sus ciudadanos ” botijos”.

directorQuién de nosotros no ha escuchado alguna vez la expresión ” eres más simple que el mecanismo de un botijo”.

El botijo se compone de varias partes: base, panza, boca, pitorro y asa. La base es su lugar de apoyo, la panza o parte más ancha es la
de su almacenamiento, la boca es por donde se repone el agua, el pitorro por donde bebemos y el asa para cogerlo o colgarlo.

El botijo está construido con arcilla y dependiendo de la porosidad del mismo así será su funcionamiento. La mayor o menor porosidad va a depender de la temperatura a la que la arcilla se ha cocido, a mayor temperatura menos poroso y a menor temperatura más poroso. Su principio de funcionamiento está basado en la refrigeración por evaporación. Podíamos decir que su funcionamiento es el parecido al de una torre de refrigeración en un sistema de enfriamiento de agua. Cuando llenamos el botijo de agua, en su interior hay una energía que va a ser mayor o menor en función de la temperatura del agua.

Las moléculas de agua en función de su energía van a estar en contactos choques unas con otras, tanto en la parte inferior como en la superior, es en la parte superior del nivel de agua del botijo donde estos choques hacen disminuir la energía que tiene el agua, ya que esas moléculas están en contacto con el aire y pasan desde el interior al exterior, es decir se produce un cambio de estado de las mismas, de líquido a gas, éste cambio de estado provoca una reducción de las moléculas de agua las cuales se llevan con ellas su energía por lo que disminuye la energía total del interior del botijo, formándose una fina capa de vapor de agua en su exterior.

Si el Botijo no lo tenemos en un lugar convenientemente ventilado o por decirlo de otra manera estuviese en un recinto cerrado sin ventilación, el vapor de agua del exterior llegaría a un estado de equilibrio y el agua se volvería a calentar.

Es a a partir de lo anteriormente expuesto donde entra en acción la porosidad de la arcilla, las moléculas de agua que quedan en el interior y debido a su energía deben de buscar una evacuación de la misma, y lo hacen a través de los poros de la superficie del botijo, volviendo a transmitir su energía al ambiente mediante el proceso de evaporación, con la consiguiente bajada de temperatura del agua que queda en el interior.
El enfriamiento del agua se produce de una manera muy rápida ( concretamente 2,219 Kilojulios por gramo de agua evaporada ), pudiendo llegar a enfriar la misma entre 10º C y 15ºC en una hora, dependiendo de las condiciones atmosféricas.

Para que el proceso de enfriamiento se produzca se necesita una energía, una parte se toma del ambiente y la mayor parte del agua. El rendimiento del botijo siempre va a depender de las condiciones de temperatura y humedad del ambiente en el que se encuentre, en un clima seco su rendimiento será mayor que en un clima húmedo, por eso de su utilización en las regiones que anteriormente hemos mencionado. Para comprender ésto lo podemos comparar con la ropa mojada que tendemos, hay veces que se seca antes y otras después.